Month: April 2012

“Patria o muerte venceremos”

Hoy, 24  de abril del año 2012, celebramos el 47vo. Aniversario del hecho más sangriento, patriótico y apasionante que ha marcado la historia dominicana, la Revolución de Abril del 65’.

Esta gesta comienza el 24 de abril hasta el 3 de septiembre de 1965, luego de que un grupo de hombres con la bragueta bien puesta asesinara en el 1961 al dictador  Rafael L. Trujillo, y que en el 1963 se interrumpiera el noble intento por el cambio pacífico y democrático de nuestra patria, que el Presidente Bosch soñaba, todo fue truncado gracias al azaroso látigo de los monstruos del norte.
Las luchas por la libertad política se pusieron en marcha, surgiendo en el país un clima sombrío y de muerte, firmado con sangre de los jóvenes luchadores y revolucionarios de la época, quienes proclamaban por la reimplantación de la Constitución del 63.

En su mayoría, los impulsores de esta lucha por la libertad en contra del imperialismo yanqui fueron: escritores, poetas, artistas e intelectuales, que acudieron al grito desesperado de su pueblo, luego el mismo pueblo sediento de aires de libertad se unió a la lucha.

 Con la excusa barata de que los constitucionalistas estaban integrados por comunistas, fieles enemigos del imperialismo, los Estados Unidos nos invadió el día 28 de abril, auspiciado por la falsa y metiche OEA, lo que generó una respuesta de la población dominicana, quién a la guerra a morir se lanzó.

Esta sangrienta guerra trajo consigo el número de bajas más altas de la historia quisqueyana: más de 500 guerrilleros muertos, 100 capturados, más de 3,000 civiles muertos, 13 soldados estadounidenses muertos, más de 200 heridos…datos que no son muy reales, pero son los que se conocen públicamente.


Desde el año1966 a la fecha, todo ha sido un castigo para el dominicano, quién ha vivido la pesadilla de vivir bajo el mandato de marionetas controladas por poderes mayores, y mandatarios que poco les importa el futuro de la nación.

Aún esperamos, como Penélope, en el puerto de la incertidumbre, esperando aquella utopía soñada por nuestros héroes y hombres de valor que tiñeron de sangre el lado derecho de nuestro estandarte tricolor.

Recordemos el Himno de la Revolución Constitucionalista de 1965, escrito por Aníbal de Peña, acompañado del conjunto músico-vocal Los Solmeños:

A luchar soldado valiente,
Que empezó la revolución,
A imponer los nobles principios,
Que reclama la constitución.
Desgarró la noche serena,
La sirena de la libertad
Cual clarín que llama a la guerra,
Defendiendo la Patria inmortal.
Como hermanos de Duarte luchemos,
Que ya Mella en el grito encarno
Si cual Sánchez al martirio iremos
Venceremos, como Luperón.
No cedamos un paso marchemos,
Por senderos de gloria y honor
y otra vez al traidor venceremos
y otra vez al grosero invasor.
A luchar soldado valiente,
A luchar soldado valiente.

Letargo de una quimera

Despertar puede resultar inútil, cuando el soñar se convierte en otra vida, quizás una vida mejor, o en un camino el cual no queremos abandonar y preferimos continuar nuestro viaje, sin tiempo.
Los sueños nos permiten viajar a lugares recónditos y de fantasía, donde nosotros somos los autores, libres de plagio, libres de censura, donde miramos la libertad a los ojos, es allí donde solo podemos conocerla… en nuestros sueños.

¿Será una utopía esa dama onírica llamada libertad? Diosa de soñadores, deseada amante de esclavos,  cortesana sin dueño. Guía de luchadores, que no temen morir en su nombre.
Despertar es preciso y necesario para enfrentarnos al monstruo de nuestra realidad, sin olvidar nuestros sueños, ni aquella dama de sangre tan codiciada, a veces improbable de conquistar.
“Si lo puedes soñar, lo puedes lograr”, dijo Walt Disney, así que despertemos de este letargo al que estamos acomodados y luchemos por nuestra libertad más allá de los sueños.

“No es libre el que se ríe de sus cadenas”. Lessing.

Fotos: fuente externa 

Más en 

 http://colectivosinetiqueta.wordpress.com/
¡Únete al Colectivo!