El niñito enjaulado (1ra parte)

Colección: Cuentos para mimir

Había una vez un niñito llamado Eduardito que estaba en necesidad crónica de atención, le decía muchas mentiras a su familia y a los vecinos del pueblo. El papi del niño tenía muchas propiedades y poder en el pueblo, el pueblo llamado Maravilloso.
El niñito mentía en grandes proporciones, un día sin que nadie se dé cuenta se fue a jugar con unos amiguitos fuera del pueblo, al pasar las horas su mami, su papi, y todas las personas en Maravilloso, estaban en su búsqueda, pero el niñito no aparecía; la tierra se había tragado al niñito mentiroso.
Al paso de unos largos días, tuvieron noticia de él. El niñito y sus amigos jugaban al escondite con los padres del mentirosito, pero éstos no sabían en qué juego estaban metidos, sólo lloraban desconsolados porque su pequeñito no aparecía.
Los amiguitos del niñito lo ayudaron a esconderse, y le pedían dulces, chocolates y juguetes a los padres para revelar donde se encontraba el pequeñito, contándoles a los padres que el mentirosito estaba enjaulado.
Pasaron largos días, y el niñito enjaulado y sus amiguitos se estaban cansando de jugar, y decidieron poco a poco desistir del juego, pero sin que las personas del pueblo, ni los padres se dieran cuenta que se estaban rindiendo… de su macabro jueguito, en que también estaban jugando el Sheriff y sus secuaces, el recaudador de impuestos, entre otros amiguitos.
.
(continuará…)
Todo parecido con un hecho de la vida real es pura coincidencia.
Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s